Saltar al contenido

¿Puedes presentarte al concurso-oposición de Lengua castellana y Literatura con una titulación distinta a la de Filología?

Una consulta que nos han trasladado algunos opositores es la relativa a la titulación con la que pueden concurrir a las oposiciones. Escribimos esta entrada para dar respuesta a un asunto que suscita inquietud en un gran colectivo de opositores que desea presentarse a las oposiciones de Lengua y Literatura y no dispone de la titulación específica para el ejercicio de la docencia en régimen de interinidad.

En preparadorlengua.com hemos preparado a opositores con titulaciones ajenas a la Filología con excelentes resultados. Nos encontramos ante un perfil de opositor que, al verse presionado por el requisito de aprobar las oposiciones, responde con una gran capacidad de esfuerzo, de lucha y un extraordinario afán de superación.

Los requisitos generales de titulación de las convocatorias de oposición lo dejan bien claro: es posible presentarse con cualquier Licenciatura o Grado

Las convocatorias de concurso-oposición disponen el siguiente requisito general de titulación:

[ Para poder participar en el concurso-oposición es necesario:]

Estar en posesión del título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o el título de Grado correspondiente u otros títulos equivalentes a efectos de docencia. Son equivalentes a efectos de docencia las titulaciones que se detallan para cada especialidad en el Anexo V del Real Decreto 276/2007, de 23 de febrero.

En este epígrafe, por tanto, localizamos una relación de niveles universitarios de carácter general. Este apartado no ha experimentado variación en su redacción desde hace muchos años. Se trata de una disposición bastante abarcadora que no especifica titulaciones concretas.

Las titulaciones exigidas para el ejercicio de la interinidad vienen establecidas por las comunidades autónomas. Puedes consultarlas más abajo.

Primer paso: presentarte a las oposiciones

Si tienes una Licenciatura diferente a la de Filología, el primer paso que tienes que dar es presentarte al concurso-oposición y superar el proceso selectivo. En ese momento se pueden dar tres circunstancias:

  1. Que apruebes con plaza. En este caso lo único que tienes que hacer es esperar la llamada de la Administración para presentar, por última vez, la documentación acreditativa necesaria para formalizar tu nombramiento como funcionario en prácticas en el curso siguiente (titulación académica y especialización didáctica fundamentalmente).
  2. Que apruebes sin plaza. Este supuesto no es el mejor, pero tampoco es el peor. Aprobar las oposiciones te ofrecerá la posibilidad de poder trabajar en régimen de interinidad sin necesidad de acreditar titulación específica.
  3. Que no apruebes. Esta es la peor situación ante la que te puedes encontrar, puesto que el día de tu llamamiento deberás acudir con la titulación que acredite tu cualificación para el desempeño de la docencia en la especialidad. En este caso, al no poseer la titulación específica y no contar con la experiencia mínima exigida, revocarán tu nombramiento como profesor interino.

¿Cómo conseguir la experiencia mínima que te exima del requisito de titulación?

Algunos opositores con titulaciones ajenas a la Filología están exentos de aprobar, pues, tras haber superado sin plaza un proceso selectivo anterior, lograron tiempo de servicio y esto les permitió adquirir la experiencia suficiente que libera de la obligatoriedad de tener que aprobar las oposiciones convocatoria tras convocatoria.

Por ejemplo, el Acuerdo de interinidad de Madrid establece lo siguiente (art. 7.4. Competencia docente):

De la posesión de las titulaciones requeridas para cada especialidad quedarán exentos quienes acrediten una experiencia docente de, al menos, cinco meses y medio en dos cursos académicos o, en su defecto, doce meses en períodos continuos o discontinuos, como funcionario interino en el mismo Cuerpo y especialidad a la que se opte.

Si cumples este requisito, estarás exento de tener que acreditar la titulación específica. Por esta razón, y por otras adicionales, es muy importante que superes el proceso la primera vez que te presentas. Por su valor e importancia, el pensamiento positivo de que vas a aprobar ha de acompañarte siempre, como ya dejamos explicado en otra entrada.

Una barrera a derribar: el cliché del intrusismo profesional en los cuerpos de Secundaria

A lo largo de nuestra experiencia de preparación hemos capacitado a opositores que, a pesar de no haber estudiado Filología, han mostrado un excelente progreso en su proceso de especialización en la materia, incluso por encima de los opositores que sí la estudiaron. Hemos podido medir sus sobresalientes resultados en regla de proporcionalidad directa con su entusiasmo y su ilusión por aprender.

La verdadera vocación, el gusto por la disciplina, el objetivo superior de aprobar y el afán de superación fueron incentivos definidos que impulsaron a estas personas a darlo todo en los exámenes, pues tuvieron que demostrar el nivel de conocimientos necesario para la superación de las fases del proceso selectivo. Algunos de nuestros opositores consiguieron la plaza a la primera.

Elegir la especialidad de forma vocacional

Debemos actuar con firmeza y seguridad a la hora de elegir la especialidad por la que queremos opositar, pues será la disciplina en la que muy probablemente trabajemos hasta el día en que nos jubilemos. Es de suponer que, si nos hemos decantado por la rama humanística, nuestra orientación y vocación están claras. Es importantísimo proyectar el camino acertado.

Lengua castellana y Literatura, una especialidad por la que hay que apostar

Siempre hemos dicho que nuestra materia es una de las más importantes, bonitas y apasionantes . Don Rafael Lapesa Melgar dejó escrita una hermosa frase, con caligrafía prístina e impoluta, que agradecía la suerte de haber sido profesor de Lengua y Literatura:

  • 4º . Haber intentado contagiar el goce de la belleza literaria, o la admiración ante la grandeza moral.

Aspiramos a transmitir no solo reglas ortográficas o sintácticas, sino también el sustrato humanístico del crecimiento espiritual que procura nuestra disciplina, orientada siempre a impulsar la grandeza moral del ser humano, como quería el insigne filólogo valenciano.

TITULACIONES PARA DESEMPEÑAR PUESTOS DE PROFESOR DE LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA EN RÉGIMEN DE INTERINIDAD

Cuadro esquemático del proceso de oposición e incorporación a puestos de interinidad con titulación no concordante:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.