Saltar al contenido

¿Es adecuado olvidarnos del trabajo de la parte práctica de las oposiciones?

Recientemente hemos recibido consultas de algunos opositores del País Vasco, Asturias y Castilla y León sobre si deben seguir preparando la parte práctica de las oposiciones o, por el contrario, centrarse de manera absoluta en el estudio del temario de oposiciones y en el trabajo de didáctica.  Dejamos en esta entrada algunas reflexiones sobre este asunto, como ya hicimos en una entrada pasada.

Y es que parece que algunos opositores ya dan por hecho que esta parte de las oposiciones va a desaparecer. El razonamiento es el siguiente: si lo que se pretende es poner las cosas más fáciles, a costa del nivel, para lograr así un acceso “más cómodo” , lo más lógico es que se pulverice el núcleo duro del sistema selectivo.

Vayamos al tercer Borrador del futuro Real Decreto que en su Disposición transitoria cuarta, a la que ya nos hemos referido en otra entrada,  dice (sic):

En aquellas especialidades que incluyan contenidos de carácter aplicado, habilidades instrumentales o técnicas, esta segunda parte podrá incorporar un ejercicio de carácter práctico.

¿Entendemos, por tanto, que nuestra especialidad no tiene carácter aplicado?¿No son necesarias en ella habilidades instrumentales o técnicas? ¿Debemos pensar que este principio es solo aplicable a las oposiciones del cuerpo de Secundaria de materias como Música, Dibujo o Tecnología?

Por varias razones, debemos ser cautos y no dar nada por hecho.

El borrador de la futura Norma no deja claro las especialidades en las se mantendrá la parte práctica y en cuáles no

Este punto, que podría llevar a una intensa controversia, debería aclararse lo antes posible. Estamos repitiéndolo hasta la saciedad. Es tan sencillo como publicar un anexo en el que se especifiquen las especialidades que mantendrán la parte práctica. Si algo no queda bien atado ahora, lo fácil es que, a posteriori, sean las Comunidades autónomas las que decidan sobre este particular y esto puede dar lugar a desigualdades y a una falta de equidad.

Madrid está preparando la convocatoria de Secundaria para su publicación antes de la entrada en vigor del nuevo RD

El planteamiento de la Comunidad de Madrid es el de respetar la estructura del examen práctico, que, a tenor de la información que nos trasladan los opositores que se están preparando con nosotros este curso por esta comunidad, seguirá siendo la misma. Una estructura de práctico que ya conocemos y que trabajamos a fondo en las oposiciones de 2021, algo que ha hecho posible que hayamos obtenido un porcentaje de aprobados muy favorable en esta comunidad autónoma.

¿Qué puede pasar? Pues sencillamente el hecho de que Madrid sea la adelantada podría desencadenar un efecto en cadena que incitaría al resto de comunidades a mantener la actual estructura, siguiendo su propio criterio y planteamiento. A pesar de las fronteras de facto y del concepto de territorialidad, factores que no podemos obviar, lo que no parece muy lógico es que si la Comunidad de Madrid se decanta por mantener el modelo, el resto de comunidades opte por una vía diferente.

Entonces ¿Qué escenario de preparación preferente manejo?

Ya dijimos que, hasta que las cosas no se aclaren, nosotros seguimos trabajando la parte práctica. Asimismo, esta labor nos resulta muy útil para trabajar el resto de niveles de la preparación, como luego veremos.

De manera paralela, hemos empezado a profundizar en el trabajo del tema y de la parte de didáctica de la lengua con el objetivo de atender a todos los escenarios posibles. Suprimir la preparación de esta parte a un año y 5 meses vista aproximadamente de los exámenes de oposición, nos parece más que menos inadecuado y un error que podría pagarse bastante caro, máxime cuando este asunto todavía no está nada claro y la probabilidad de que esta parte se mantenga no ha desaparecido en absoluto.

Nuestro propósito  es el de seguir trabajando los prácticos y, paralelamente, inyectar un plus de actividad en el bloque de didáctica (UUDD y tareas de didáctica) y en el trabajo del temario.

Trabajar el análisis y la hermenéutica del texto complementa de manera óptima el conocimiento general de la materia

Como sabéis, estudiamos la literatura a través de los textos. Este es el enfoque competencial, el “saber hacer” que pasa por encontrar el lado práctico de todos los contenidos. En la terminología antigua: los procedimentales frente a los conceptuales. Trabajar los textos como muestras frescas y evidencias claras de la estética y la mentalidad de un determinado periodo es algo que nos ayuda a la hora de entender el sentido de la teoría y de los conceptos de los temas de literatura y también a plantear con rigor la forma en la que aplicamos didácticamente estos textos.

Conclusión: los textos nos deben acompañar siempre

Y es que el RD 1105/2014 nos aproxima a una visión del texto como eje fundamental óptimo del enfoque pragmático, comunicativo en la didáctica de la Lengua y Literatura. En la explicación de los bloques del currículo nos dice (sic):

Comprender un texto implica activar una serie de estrategias de lectura que deben practicarse en el aula y proyectarse en todas las esferas de la vida y en todo tipo de lectura: leer para obtener información, leer para aprender la propia lengua y leer por placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.