Saltar al contenido

¿Cuáles son los métodos para preparar desde cero la parte práctica de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura?

    Tras la expiración legal del sistema transitorio de la vía 2 en 2024, las oposiciones de 2025 traerán consigo nuevamente, de manera general y común para todas las comunidades autónomas, la prueba práctica eliminatoria. En este artículo analizamos algunos métodos para preparar la parte práctica de las oposiciones de Lengua castellana y literatura desde cero. Debéis tener la certeza y convicción de que es posible progresar y despegar hasta conseguir el nivel de habilidades y conocimientos necesarios para superar con éxito el examen práctico.

    ¿Cómo empezar a preparar la parte práctica de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura?

    Una de las pruebas que más preocupan a los opositores, que inician una preparación desde la base, es la del examen práctico. Se trata de un ejercicio que hay que empezar a preparar con bastante antelación. Para superarlo, es necesario demostrar un dominio de los ámbitos principales que subtiende la especialidad de Lengua castellana y Literatura. Parcelas científicas y epistemológicas como la sintaxis, la morfología, la semántica y el léxico o la pragmática evidencian una marcada coalescencia en la correcta resolución de la prueba. Conquistar la cima del conocimiento de estas disciplinas es el principal objetivo inicial.

    Por otra parte, hay opositores y opositoras con carreras ajenas a la Filología Hispánica,  que también se presentan a las oposiciones de Lengua castellana y Literatura. En estos casos, y desde el principio, es apremiante adquirir una base gramatical, lingüística y literaria para superar los ejercicios prácticos con éxito. En algunas situaciones partimos de un nivel de conocimientos básico o nulo. La actuación metodológica en estos casos pasa por alcanzar los objetivos establecidos en el curso introductorio de la parte práctica. A continuación, las metas ganarán en amplitud y complejidad. Para llegar a ellas, el estudio teórico-práctico ha de ser constante, lineal y continuo.

    ¿Por qué es necesario dominar todas las tipologías de comentarios lingüísticos?

    Marcos Marín (El comentario lingüístico de textos, Madrid, Ed. Cátedra, 1981) invoca el método de Harris y sus diferentes etapas, dada su importancia metodológica. Las etapas del comentario son las siguientes:

    – Recolección de los elementos (o sucesiones de elementos) que tienen un medio equivalente a otros dentro de la oración, el enunciado o el texto.

    – Consideración de los elementos equivalentes, o sea, miembros de la misma clase de equivalencia.

    – Asociación de los materiales que no pertenecen a ninguna clase de equivalencia a la que está gramaticalmente más próxima.

    – División de las oraciones del texto en intervalos determinados como sucesiones de clases de equivalencia, de tal modo que los intervalos resultantes sean similares entre sí, dentro del mismo texto. Es decir, que un intervalo no sea una oración y otro un periodo o un simple miembro de una clase, sino que la parcelación resulte homogénea.

    – Investigación de la sucesión de intervalos para distribuir las clases que aparecen en ellos, particularmente para establecer el esquema de acuerdo con las clases precedentes.

    Conocer todas las tipologías y modelos de comentarios susceptibles de aparecer en la parte práctica de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura.

    Trazar un panorama de las diversas clases y tipologías de comentarios lingüísticos es el primer escalón para empezar a preparar. Resulta necesario, por tanto, estructurar el método y definir unas líneas de actuación tempranas, pero, al mismo tiempo, certeras y bien dirigidas. El punto de partida apunta al conocimiento profundo de los niveles gramaticales y lingüísticos y sus realizaciones en la época o el periodo literario. He aquí que en el continuum literatura-lengua se produce una emergencia del hecho lingüístico considerado en su vertiente estética, como fenómeno de estilo intencional. Más allá del método formal, la literatura emerge, no solo como manifestación temática, sino también estética. He aquí que la corporeidad que adquiere amplificará la óptica analítica que debe aplicarse en la resolución de los ejercicios prácticos de oposiciones de Lengua castellana y Literatura.

    Del contenido al continente: la necesidad de un conocimiento teórico previo para encarar las pruebas prácticas de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura

    Todo autor ordena y estructura su pensamiento de acuerdo a los esquemas de las tipologías discursivas. Es fundamental, pues, fijarse en el lenguaje empleado y en la manera de tratar el asunto, identificando la estilística de la época emergente en el género discursivo. Para ello, hay que fijarse en los pequeños detalles, que nos sugieren más que informan, como sucede en la lengua literaria. Se trata de un modo de aproximación al texto «estudiando su lengua dirigida a una intención comunicativa».

    El escritor se propone emitir un mensaje esencialmente artístico y para ello recurre a la lengua expresiva. Esta se vale de elementos sugeridores del modo de sentir o pensar. Constantes temáticas universales (“los universales del sentimiento”, como quería Antonio Machado) se manifiestan, de esta forma, en las creaciones literarias mediante una serie de recursos imbricados en la construcción gramatical y las relaciones lingüísticas. Partimos siempre del análisis de la sustancia material de lo enunciado, el vocabulario y el significado indirecto de los vocablos. Por eso, en la obras literarias debemos apreciar siempre el valor connotativo de la palabra. La palabra es un trazo impresivo que significa sugiriendo.

    ¿Con entrenar el modelo de examen práctico de las oposiciones de la comunidad autónoma es suficiente?

    Hemos apuntado una condición necesaria, pero no suficiente para conseguir la mejor preparación para la prueba práctica de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura. En efecto, dominar y entrenar hasta la extenuación el modelo de examen “tradicional”, propuesto en las últimas convocatorias, no ofrece garantías absolutas para superar el examen. Si esto fuera así, todos los aspirantes aprobarían esta parte. Como hemos dicho muchas veces, las comisiones de valoración de las oposiciones de Lengua castellana y literatura de las diversas comunidades autónomas son las que definen la estructura de esta prueba. Estas comisiones pueden cambiar de una convocatoria a otra por cuanto se hace necesario preparar a fondo todas las clases de análisis, al objeto de agotar todas las posibilidades. Además, estos cambios suelen ser por sorpresa. Comunidades como Andalucía han modificado el planteamiento tradicional en más de una ocasión. Otras como Cantabria lo hicieron de la noche a la mañana en 2020. Estas enseñanzas deben ser suficientes para entender que no basta con practicar un modelo continuista. Otro ejemplo es la comunidad de Madrid que a la altura de 2016 cambió drásticamente el modelo de examen tradicional.

    Ampliar la base de conocimientos mediante el entrenamiento de las competencias gramaticales y literarias

    Hemos indicado que, para construir los cimientos epistemológicos y prácticos del comentario lingüístico-literario, es necesario aplicarse en el estudio de la gramática y de la literatura. Conocer sus entresijos teórico-prácticos es una tarea que permitirá interpretar el texto desde una perspectiva analítica redonda y profunda. La sustancia del contenido emerge en la forma y la forma – estructurada en niveles lingüístico-gramaticales de amplio espectro- aporta indicios de intencionalidad expresiva y nos permite adentrarnos en la interpretación del sentido.

    Estudiar la gramática, leer de forma reflexiva antologías de textos literarios, identificando las claves contextualizadoras, relacionar forma y fondo , que conforman el binomio constitutivo que funda el mensaje, comprender las claves temáticas de las épocas literarias, adquirir una técnica útil y efectiva, sistematizar el método de análisis, etc. son tareas que hay que acometer desde el inicio de la preparación de esta parte.

    ¿En qué consiste la práctica de análisis deductivo? Del conocimiento teórico a la práctica

    En prepardorlengua.com aplicamos un método de análisis deductivo. En esencia, este método se basa en una metodología que pasa por movilizar los conceptos adquiridos en las diferentes áreas de preparación, transponiéndolos a la esfera práctica. Esta idea será más fácil de entender con un ejemplo. Si, a nivel teórico, no se conoce la evolución de las vocales radicales verbales en los paradigmas de presente y futuro, no se sabrán aplicar las explicaciones al análisis.

    En un artículo anterior establecimos las diferencias de lo que conocemos tradicionalmente como Filología (que no debemos confundir, estrictamente, con la Lingüística diacrónica). Stricto sensu, la Filología es la parte de las ciencias del lenguaje que se ocupa del estudio y análisis de los textos. Tiene como objetivo fijar su correcta lectura, su fechación y su interpretación. La Filología es una ciencia de la segunda era de la historia de la Humanidad, es decir, de la edad textual escrita. Por ello, no se ocupa, en sus orígenes, de la lengua hablada. Saber aplicar, pues, un riguroso método de análisis filológico en sentido amplio es uno de los principales objetivos.

    Consejos finales para empezar a preparar la parte práctica

    Ya hemos apuntado la importancia de entrenar la prueba práctica hasta conseguir un dominio absoluto de todas las propuestas y modelos posibles. Asimismo, conocer sus entresijos y dominar a la perfección los niveles es una condición prioritaria. Hay comunidades que presentan marcadas diferencias en el examen práctico. Preparar este ejercicio en Cataluña difiere radicalmente de la preparación que hay que desarrollar para el resto de comunidades. En efecto, el examen práctico de oposiciones de Lengua castellana y Literatura de Cataluña se basa en la resolución de supuestos didácticos contextualizados.

    Por otra parte, adquirir las destrezas y habilidades necesarias para desarrollar adecuadamente la parte práctica de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura pasa por adquirir el conocimiento previo de la teoría que habrá de aplicarse  en la resolución de los ejercicios.

    Finalmente y, sobre todo, es fundamental mimetizar las soluciones a los prácticos que proporcionamos en la preparación a fin de reproducirlas en sus partes esenciales. Se trata de un ejercicio que hay que desarrollar contrarreloj. Aquí no hay espacio para los titubeos, vacilaciones o improvisaciones.

    Nos despedimos deseándoos mucha suerte, fuerza y ánimo a los opositores y opositoras que el próximo sábado realizaréis las pruebas prácticas y de desarrollo del tema en las comunidades de Castilla y León, Cantabria y Galicia.

    1 comentario en «¿Cuáles son los métodos para preparar desde cero la parte práctica de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura?»

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.