¿Contextualizamos?

Nueva semana de estudio y preparación con la mirada cada vez más puesta en la fecha de inicio de actuaciones, día 19 de junio en la mayoría de las comunidades autónomas, salvo en el caso de Galicia y Valencia. Para una buena preparación del comentario literario y lingüístico siempre es preciso conocer las características de la literatura del periodo y su relación con la lengua literaria del texto. Cada periodo literario tiene su propia lengua.

Entendidos los trágicos metros e las tales figuras presentadas a la memoria en refrescor de lo passado, no pudieron sofrir de no essecutar el acallantado llanto que todos días en fin de la contemplaçión avían por acostumbrado reposo. E no pasaron luengos tiempos después de su venida qu’el antigo Lamidoras no fue revocado de la umana vida y sepultado honoríficamente al retrete del primer aloje por mandado de la señora infante. La qual muy apasionada por su falleçimiento, en membrança continua de aquéllos siguió después en tan áspera vida a los amadores por los librar de las penas, que por continuaçión de los años el afanado spíritu ovo dexar forçado la compañía del muy generoso cuerpo, que oy día reposa por gloria y fama en el medio tinel del segundo albergue, cuya muerte plañida por sus dueñas y donzellas, que por el tiempo andando siguieron la común vía.

El palaçio fue encantado e ninguno passava el primer aloje, donde era el sepulchro de Lamidoras, sin ser conquistador y leal amador; e no sin menos afán al segundo albergue donde era la tumba muy alta de la muy generosa Irena. E convenía al aventurero ser fuerte y leal en el primer grado e tocar al segundo por comparativo e dende al terçero por superlativo,el qual otorgava el firme padrón, guarda mayor de las dos sepulturas. Donde eran sepultados los muy más leales ninguno passava ni podía tocar al primero y segundo por más que llegava.

E grandes prínçipes affricanos, de Asia y Europa, reyes, duques, condes, cavalleros, marqueses y gentiles omnes, lindas damas de Levante y Poniente, Meridión y Setentrión, con salvoconduto del grand rey d’España venían en prueva de aquesta aventura. Los cavalleros deseando aver gloria de gentileza, fortaleza y de lealtat, las damas, de fe y lealtat, gentileza y grand fermosura, según la conquista les otorgava. Sola tristeza, peligro y afán por más que pugnavan avían por gloria, hasta grand cuento de años qu’el buen Maçías, gadisán del Águila, naçido en las faldas d´essa agra montaña, por su grand gentileza, lealtat, destreza y grand fortaleza viniendo en reconquista del primer aloje dio franco paso al segundo albergue. Después de los dos grandes peligros, contrastes, reveses, pavores, afanes qu’el buen gadisán, gridando ¡Bulcán! sufría por tocar al padrón, entrando el cárçel çessó el encanto y la secreta cámara fue conquistada.

El anterior pasaje pertenece a Siervo libre de amor. La presencia del personaje Lamidoras, que no oculta indudables similitudes con el sufrido amador Macías (no olvidemos que Juan Rodríguez del Padrón fue también poeta de cancionero y no vivió ajeno a las formas y tópicos de esta lírica). El martire amoroso, siguiendo la terminología de Lapesa, revela la profunda inconsistencia, el sufrimiento y el padecimiento del rechazo amorosos. Lamenta el tiempo perdido en el ejercicio amoroso. En ocasiones encontraremos en este género de la novela sentimental un desarrollo parejo al que se nos ofrece en la novela de caballerías (ya hemos comentado en alguna clase la dificultad a la hora de diferenciar ambas modalidades). Los episodios fantásticos, la mezcla de realidad y ficción, el ámbito cortesano, etc… son motivos que se encuentran en ambos géneros. No me detengo en el análisis del estado de la lengua literaria (ya hemos analizado en el apartado de las clases del lingüístico-filológico muestras textuales de esta obra obra). Baste señalar las vacilaciones en el timbre, la presencia de geminadas, el trueque de grafías en los órdenes dentoalveolar y prepalatal, el ensordecimiento compensatorio, el estado vacilante en la creación morfológica de palabras, las vacilaciones en los paradigmas verbales, etc…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *