Saltar al contenido

¿Contextualizamos? 25-2-2020

    Dejo una nueva composición poética. Puede llevar a confusión.

    A UNA DAMA QUE ESTANDO DORMIDA LA PICÓ UNA ABEJA EN LA BOCA
    
     Al tronco Filis de un laurel sagrado
     reclinada, el convexo de su cuello
     lamía en ondas rubias el cabello,
     lascivamente al aire encomendado.
    
       Las hojas del clavel, que había juntado
     el silencio en un labio y otro bello,
     vïolar intentaba, y pudo hacello,
     sátiro mal de hiedras coronado;
     
    mas la invidia interpuesta de una abeja,
     dulce libando púrpura, al instante
     previno la dormida zagaleja.
    
    El semidiós, burlado, petulante,
     en atenciones tímidas la deja
     de cuanto bella tanto vigilante.

    Esta composición podría recordaros a Quevedo ¿verdad? Pues no es suya. Pertenece a don Luis de Góngora. Lo trajimos en una entrada pasada. En cualquier caso hemos de llegar al punto de situarla dentro de la literatura satírica del Barroco. Los elementos de carácter descendente son inequívocos. Las alusiones mitológicas y la reelaboración de la estética mitológica de carácter simbólico, la carga enciclopédica de las alusiones y la deformación irónica nos dan la pista.

    El léxico de los poetas de la estela petrarquista, entre los que sitúa Góngora, se define dentro de campos semánticos del amor, la amada y el amante. La recreación platónica de la imagen amorosa, la visión estilnovista, la idealización constante y el tratamiento temático son algunos de los rasgos inconfundibles de esta influencia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.