Saltar al contenido

Prepárate a fondo

En la clase semanal explicamos la solución a la práctica propuesta en la entrada pasada. Incidimos en todos los planos propuestos de la didáctica y echamos manos a la legislación (Normas de Atención a la diversidad y currículo).

Dejamos un nuevo texto. Con carácter previo debemos comprender sus estructuras latentes y patentes (¿ante qué texto estamos?¿De qué nos está hablando?¿Cómo lo modelaremos en el aula?¿En qué niveles lo trabajaremos? ¿Con qué finalidad? Vamos a proponer en estos momentos una aplicación de la evaluación de varias tareas fundamentadas en el texto: la identificación de rasgos literarios del periodo, la enunciación del tema y la redacción de un resumen en el nivel de 1º de Bachillerato.

Dice el cuento que en tiempo del infante don Fernando, que ganó a Antequera, fue un caballero que se llamó Rodrigo de Narváez, notable en virtud y hechos de armas. Este, peleando contra moros, hizo cosas de mucho esfuerzo, y particularmente en aquella empresa y guerra de Antequera hizo hechos dignos de perpetua memoria, sino que esta nuestra España tiene en tan poco el esfuerzo, por serle tan natural y ordinario, que le paresce que cuanto se puede hacer es poco; no como aquellos romanos y griegos, que al hombre que se aventuraba a morir una vez en toda la vida le hacían en sus escriptos inmortal y le trasladaban en las estrellas.

Hizo, pues, este caballero tanto en servicio de su ley y de su rey, que después de ganada la villa le hizo alcaide de ella para que, pues había sido tanta parte en ganalla , lo fuese en defendella.

Hízole también alcaide de Álora, de suerte que tenía a cargo ambas fuerzas, repartiendo el tiempo en ambas partes y acudiendo siempre a la mayor necesidad. Lo más ordinario residía en Álora, y allí tenía cincuenta escuderos hijosdalgo a los gajes del rey para la defensa y seguridad de la fuerza; y este número nunca faltaba, como los inmortales del Rey Darío, que, en muriendo uno, ponían otro en su lugar. Tenían todos ellos tanta fe y fuerza en la virtud de su capitán, que ninguna empresa se les hacía difícil, y así no dejaban de ofender a sus enemigos y defenderse de ellos; y en todas las escaramuzas que entraban salían vencedores, en lo cual ganaban honra y provecho, de que andaban siempre ricos.

Pues una noche, acabando de cenar, que hacía el tiempo muy sosegado, el alcaide dijo a todos ellos estas palabras:


—Parésceme, hijosdalgo, señores y hermanos míos, que ninguna cosa despierta tanto los corazones de los hombres como el continuo ejercicio de las armas, porque con él se cobra experiencia en las propias y se pierde miedo a las ajenas. Y de esto no hay para que yo traya testigos de fuera, porque vosotros sois verdaderos testimonios.

Digo esto porque han pasado muchos días que no hemos hecho cosa que nuestros nombres acresciente, y sería dar yo mala cuenta de mí y de mi oficio si, teniendo a cargo tan virtuosa gente y valiente compañía, dejase pasar el tiempo en balde. Parésceme, si os paresce, pues la claridad y seguridad de la noche nos convida, que será bien dar a entender a nuestros enemigos que los valedores de Álora no duermen. Yo os he dicho mi voluntad; hágase lo que os paresciere.

1 comentario en «Prepárate a fondo»

  1. Nos encontramos ante un fragmento de una novela morisca; género renacentista que representa las batallas fronterizas entre moros y cristianos y que, a su vez, pone de relieve las virtudes caballerescas de un hombre, normalmente, conocido por su fama.
    En este caso, el personaje principal, Rodrigo de Narváez, es un prototipo de perfección, valor y servicio, cualidades que se exaltan en todo momento: “notable en virtud y hechos de armas”, “en servicio de su ley y de su rey”, “honra y provecho”, etc.
    Asimismo, el tema principal es la generosidad del protagonista desde una perspectiva moral y política. En su vertiente moral, observamos que Narváez comparte sus experiencias y ensalza la valentía de sus escuderos e hidalgos: “ninguna cosa despierta tanto los corazones de los hombres como el continuo ejercicio de las armas”, “vosotros sois verdaderos testimonios”, “teniendo a cargo tan virtuosa gente y valiente compañía”, etc. En lo referente a la vertiente política, se nos muestra su fidelidad hacía el rey y el profundo respeto hacia la ley. Por lo tanto, la conservación de la ley y la exaltación de la virtud son los elementos destacados de este fragmento, aparentemente, extraído de una novela morisca.

    Ofreceré la aplicación didáctica en otra publicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.