¿Por qué debemos afianzar la parte práctica?

Es importante tener presente la idea de que la parte más compleja del proceso de oposición es la del práctico. En los sistemas transitorios, convocatorias del 2008 y 2010, esta parte desapareció. Se intentó de esta manera consolidar a buena parte del colectivo interino de mayor antigüedad. No faltó quien calificó este sistema de “concurso encubierto”. Estamos hablando de un año en el que Andalucía sacó a oposición la friolera de 1200 plazas nada más que para  la especialidad de Lengua castellana y Literatura. No se ha vuelto a ver un número de plazas tan desorbitado.

Tras este sistema transitorio, llevamos ya unas convocatorias en las que el proceso de selección ha recuperado la tradicional prueba práctica eliminatoria, según diferentes estructuras y formatos de desarrollo. Hay comunidades como Madrid, Castilla-La Mancha, Aragón o La Rioja en las que nos encontramos una estructura de práctico guiado o pautado, basado en cuestiones concretas y para cuya resolución es necesario conocer a fondo cada uno de los niveles del comentario lingüístico. Se trata de las “comunidades de las cuestiones concretas” como así venimos denominándolas.

En otras comunidades autónomas como Murcia, Valencia, Galicia o Castilla y León el comentario lingüístico es más global y abarcador. En Cantabria es preciso dominar a fondo toda la literatura  para solventar cuestiones de índole temática y estilística.

¿Es determinante el práctico en la superación de las oposiciones?

En Madrid la prueba práctica pondera un 70% en la calificación final de la primera parte. El tema ha perdido protagonismo a favor de la parte práctica. En el resto de comunidades esta parte práctica comparte peso con el tema al 50%.

Con el actual sistema de sorteo de las 5 bolas a nadie se le escapa que la probabilidad de que “caiga” un tema que se domina se amplía considerablemente.

El práctico, por tanto, se ha convertido en uno de los escollos del proceso. La realización de simulacros adaptados a tu comunidad y la asimilación de una metodología exhaustiva y profunda que te ayude a adquirir las técnicas y destrezas adecuadas para su desarrollo son, sin duda, las mejores herramientas con las que puedes contar.

Un desarrollo basado en la relación al sentido

La mayor parte de las Resoluciones de las Convocatorias de oposiciones insisten en el criterio de valoración : “Analizar los planos lingüísticos en función de su contribución al sentido”. Este criterio ha de conducirnos en una determinada dirección: la de poner todo nuestro análisis en función del sentido. Así defenderemos cómo la sustancia de la expresión se abraza con la sustancia del contenido, o de qué manera emerge en la estructura patente la estructura latente, profundizando en la hermenéutica textual.
¿Es preciso, por tanto, comentar todos y cada uno de los fenómenos gramaticales?
Nosotros focalizamos la metodología en un recorrido por todos los lugares posibles de interrelación: lengua (fenónemo gramatical)> función estilística (sentido)> función en el periodo literario al que pertenece el texto. La intertextualidad, las influencias, el análisis de las fuentes literarias de las que parte el texto en cuestión, la transformación (p.ej. muy significativa desde el Renacimiento al manierismo y el Barroco),etc. han de ser principios de análisis fundamental.

El caso concreto de un compañero

Un compañero de profesión obtuvo  la plaza hace años con el análisis de un soneto de Fernando de Herrera. Coincidió que meses antes había leído la obra Manierismo y Barroco de Enrique Orozco y supo ver en la composición los procesos de transformación lingüística, estética y temática, la estilística de la adjetivación y la metáfora, una lengua literaria, en suma, como forma en formación (este concepto es de Habermas) y en proceso de transición.

Focalizar el fenómeno fundamental y esencial y explicar su expresividad y  relevancia dentro de los grandes periodos histórico-literarios es la base de la que partimos en nuestros análisis. Incluso en el análisis lingüístico de textos literarios es preciso identificar la finalidad y el sentido que el emisor nos quiere hacer llegar.

1 comentario en “¿Por qué debemos afianzar la parte práctica?”

  1. Pingback: ¿Por qué no debemos dejar de preparar todos los niveles? %-preparación oposición lengua castellana y literatura%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba