¿Contextualizamos?

En el análisis de textos literarios de diferentes épocas hemos de apreciar siempre las invariantes lingüísticas propias del periodo. La mejor forma para preparar el ejercicio es centrarse en el análisis de las “4 patas de la contextualización” como venimos haciendo. Os dejo este nuevo texto que se presentó en la prueba práctica de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura de Madrid en 2014. Apreciemos en él ciertos rasgos inconfundibles que nos llevarían a trazar una medianería clara en la delimitación temporal del periodo.


¡Oh, el sotto voce balbuciente, oscuro,
de la primer lujuria!... ¡Oh, la delicia
del beso adolescente, casi puro!...
¡Oh, el no saber de la primer caricia!...

¡Despertarse de amor entre cantares
y humedad del jardín, llanto sin pena,
divina enfermedad que el alma llena,
primera mancha de los azahares!...

Ángel, niño, mujer.... Los sensuales
ojos adormilados y anegados
en inauditas savias incipientes...

¡Y los rostros de almendra, virginales,
como flores al sol aurirrosados,
en los campos de mayo sonrientes!

Este soneto pertenece a Apolo. Teatro pictórico (1910) de Manuel Machado. Es apreciable en él diferentes rasgos de fusión artística, el colorido, la musicalidad, la apelación a los sentidos, la exaltación del sentimiento amoroso en un escenario lírico y galante, la apelación a los sentidos, la selección léxica modernista. Contribuiría Manuel Machado con esta serie de composiciones dedicadas a la pintura a la idea modernista de que la Literatura, junto con el resto de las artes, conformaría una totalidad estética, apta para alcanzar y entender la armonía y perfección del propio universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba