¿Contextualizamos?

Es muy bueno que sepamos identificar rasgos de carácter temático, formal, estético y genérico en cada una de los textos que preparamos en la localización literaria dentro del ejercicio práctico de las oposiciones. Os propongo un nuevo texto en el que podremos apreciar por extenso determinados rasgos. Es importante entender en él los procedimientos de creación de ritmo.


Junto al negro palacio del rey de la isla de Hierro—(¡oh, cruel, horrible
destierro!)—¿cómo es que tú, hermana harmoniosa, haces cantar al cielo gris,
tu pajarera de ruiseñores, tu formidable caja musical? ¿No te entristece
recordar la primavera en que oiste a un pájaro divino y tornasol
en el país del sol?
En el jardín del rey de la isla de Oro—(¡oh, mi ensueño que adoro!) fuera
mejor que tú, harmoniosa hermana, amaestrases tus aladas flautas, tus sonoras
arpas; tú que naciste donde más lindos nacen el clavel de sangre y la rosa de arrebol,
en el país del sol!
O en el alcázar de la reina de la isla de Plata (Schubert, solloza la Serenata…)
pudieras también, hermana harmoniosa, hacer que las místicas aves de tu alma
alabasen dulce, dulcemente, el claro de luna, los vírgenes lirios, la monja
paloma y el cisne marqués. La mejor plata se funde en un ardiente crisol,
en el país del sol!
Vuelve, pues, a tu barca, que tienes lista la vela—(resuena, lira, Céfiro, vuela)
—y parte, harmoniosa hermana, a donde un príncipe bello, a la orilla del mar,
pide liras, y versos y rosas, y acaricia sus rizos de oro bajo un regio azul parasol,
en el país del sol.


Los rasgos modernistas se nos presentan aquí con toda variedad y virtuosismo: el exotismo, la apelación a los sentidos, la luminosidad deslumbradora, la libertad creativa, el sentido evasivo, el ritmo acentual de la cláusula ternaria,etc… Se trata de una composición perteneciente a Prosas profanas (1917) de Rubén Darío. Comparemos la forma versal de esta composición con la precedente.

En el plano métrico fue seguidor de Paul Verlaine: “De la musique avant toute chose”. El Alejandrino verso cultivado por el mester de clerecía brindó a los modernistas la posibilidad de experimentar con nuevos metros aptos para incrustar en ellos diferentes cláusulas rítmicas. Sin embargo, a pesar de que parezca que hay poca originalidad y modernidad en esta estrofa, sí es revelador el hecho de su sometimiento a nuevos esquemas acentuales. S eleva la plasticidad expresiva a un grado máximo mediante la función estética del adjetivo, los encabalgamientos a veces abruptos y diferentes poemas estróficos, fruto de la experimentación, como en este caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *