Saltar al contenido

La importancia de fomentar la lectura desde todas las áreas del currículo académico

    Abrimos una nueva semana de trabajo y estudio en todos los cursos y modalidades, tratando un asunto que podríamos situar en el núcleo medular del sistema educativo y muy especialmente en el de nuestra área de Lengua y Literatura, cual es la lectura y la contribución desde todas las materias del currículo al Plan de Lectura.

    A propósito de este asunto, se está hablando mucho de las deficiencias en comprensión lectora a raíz de los pobres resultados obtenidos en PISA. Consciente de este problema , el Gobierno ha puesto sobre la mesa un plan de apoyo y refuerzo educativos. Se supone que este plan aportará medios personales y materiales para relanzar la lectura desde el área de Lengua castellana y Literatura. Nos gustaría, empero, que el impulso a educación lectora no se limite a una serie de medidas coyunturales, diseñadas para atender al “SOS” que parpadea en los informes de comprensión lectora de PISA, sino que se conciba como una medida estructural.

    La lectura es «un arma cargada de futuro»

    Leer exige un conocimiento previo del mundo. Mediante la lectura conocemos más y mejor la realidad, pero, al mismo tiempo, esta reclama una interpretación autónoma y personal que llevamos al propio acto de leer , en tanto ejercicio de comprensión crítica y reflexiva.

    En este sentido, es importante  interpretar lo que leemos, procesarlo e integrarlo con el conocimiento preexistente . Construimos nuevos saberes mediante un proceso de lectura interpretativa. Así, para comprender es necesario desarrollar destrezas mentales o procesos cognitivos. Anticipamos el dictado de la escritura, modificando ideas previas, formulamos hipótesis y las contrastamos con la realidad. En definitiva, construimos no solo conocimiento, sino también un significado sólido de lo que entendemos y percibimos.

    La “alfabetización funcional”

    Daniel Cassany en su obra Tras las líneas (2006, Barcelona: Anagrama) denomina con el término alfabetización funcional al conjunto de destrezas que hacen posible comprender el significado de un texto. Confronta el anterior concepto con el de analfabeto funcional a quien no puede comprender la prosa, aunque pueda oralizarla en voz alta. En esta concepción destaca la universalidad y la igualdad de la lectura. Leer requiere desarrollar estos procesos cognitivos, biológicos y universales. Sin embargo, aquí pasa algo parecido a lo que sucedía con la gramática universal: las reglas gramaticales se generan mediante la actuación de un órgano lingüístico común a todas las personas. La diferencia se encuentra en cómo dichas reglas se modulan mediante la percepción, la interiorización del pensamiento y la interpretación de lo leído. He aquí uno de los puntos de interés de la lectura. A nuestro modo de ver, desentrañamos de la forma más objetiva posible las claves que definen una correcta aplicación del sentido connotativo.

    Nos gustaría traer un ejemplo sobre lo que acabamos de denominar, según nuestra terminología, “objetivar el significado connotativo”. Leemos el siguiente fragmentito de un poema de Machado:

    “Yo voy soñando viajero

    A lo largo del sendero

    La tarde cayendo está. “

    En esta secuencia identificaremos semas comunes, que se incardinan en el consenso interpretativo común. Convendremos, por tanto, en que el “sendero” puede simbolizar el camino de la vida y el declinar de la tarde el momento del ocaso vital.

    Con este ejemplo, apreciamos que la arbitrariedad de representaciones la realidad representada y grabada en el signo escrito, que se lee interpretándola o que se interpreta leyéndola, se puede someter a una suerte de Mayéutica en la que se objetiva en una referencia más objetiva.

    Actitudes ante la lectura

    Todas las leyes educativas sin excepción se han preocupado por impulsar la lectura como una de las actividades centrales del proceso de enseñanza-aprendizaje. La actual LOMLOE otorga un fuerte peso a la lectura, situándola en un lugar privilegiado dentro del currículo. A ella habrán de contribuir, de manera mancomunada, todas las áreas:

    Los poderes públicos prestarán una atención prioritaria al conjunto de factores que favorecen la calidad de la enseñanza y, en especial, […] al fomento de la lectura y el uso de bibliotecas […]

    En este sentido, la lectura, algo que ya conocíamos, es el eje vertebrador del currículo por su marcado carácter instrumental y de apoyo al resto de áreas del currículo académico.

    El protagonismo de la lectura multimodal

    En efecto las competencias específicas 2,3,4 y 5 (4 de 10 competencias específicas del área) apuntalan la idea de que la lectura en diferentes formatos favorece la integración, unificación y cohesión de sistemas de representación informativa y conceptual, de conocimiento en definitiva, procedente de distintos formatos. El discurso, así, experimenta un proceso  de enriquecimiento semiótico: fotos, vídeos, audio, reproducción en tiempo real virtual. De esta manera se convierte en texto multimodal, que contiene elementos, símbolos y signos que ensanchan el contexto interpretativo. La comunicación se desarrolla así en nuevos horizontes de correlación textual. Del texto a la imagen, de la imagen al texto; de la oralidad al texto escrito o de lo escrito a lo audiovisual: he aquí un complejo entramado de relaciones que se interpenetran y autoimplican en el mismo constructo multimodal o multimedia.

    Shetzer y Warschauer (2000) sugieren que la literacidad electrónica incluye también habilidades para encontrar, organizar y usar información: comunicación, construcción e investigación.

    Comunicación. Destrezas para interactuar con las máquinas, que nos presentan un sistema de reglas y protocolos de carácter interactivo. Se presentan nuevos géneros, estructuras de discurso distintas, acceso a la información, mecanismos de intercomunicación usuario-interfaz totalmente distintos a los tradicionales.

    Construcción. Corresponde a la denominación tradicional de “escritura” con tres matices relevantes: se pasa de la prosa lineal al hipertexto, del lenguaje verbal al objeto multimedia y del autor a la coconstrucción de textos o coautoría.

    • Investigación. Navegar por internet, buscar y leer sitios, desplazarse a través de sus complejas estructuras, orientarse en el entramado de enlaces o saber evaluar críticamente la validez, fiabilidad y utilidad de los datos.

    Leer, leer, siempre leer: amar la lectura

    A todas horas y en cualquier lugar: leer, leer sin parar. Respiramos las palabras y las interpretamos e interiorizamos. La lectura es un acto consciente de disfrute, de fruición, de búsqueda e indagación en definitiva. La realidad inaugurada por las palabras. Fomentar este hábito en el alumnado es nuestra prioridad como docentes, independientemente del área a la que pertenezcamos. Leer es un placer y así debemos transmitir este valor.

    Se deberá dedicar un tiempo diario a la lectura y se establece que la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la creación artística, la comunicación audiovisual, la competencia digital, el fomento de la creatividad y del espíritu científico se trabajarán en todas las áreas

    Desde esta perspectiva, un ejemplo de aplicación interdisciplinar de la lectura es el de aproximación al conocimiento científico a través de la lectura de obras que se encuentran a caballo entre la realidad y la ficción, obras de divulgación científica, novela histórica, etc, etc. Traspasar la frágil línea que separa la realidad de lo imaginado, la verosimilitud y el mundo posible o fantástico… mostrará al alumnado – nos mostrará- ese camino que se aleja buscando nuevos horizontes de expectativas y universos inéditos de conocimiento.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.