Saltar al contenido

¿Contextualizamos? 18-12

    Os dejamos un nuevo texto. En esta ocasión es preciso centrarse en la idea principal del texto y, esencialmente, en la intertextualidad del mismo. En el ejercicio práctico de la oposición de lengua castellana y literatura no podemos descuidar este aspecto fundamental.

    Vivir, señora, quien os vio, sin veros,
    no es por virtud ni fuerza de la vida,
    que, en partiendo de vos, fuera perdida,
    si el dejaros de ver fuese perderos;

    mas de tantos valor es el quereros, 5
    que, en teniéndoos el alma en sí esculpida,
    de su vista y memoria, que no olvida,
    ninguna novedad basta a moveros.

    Así, aunque lejos de vuestra presencia,
    vos sola me estaréis siempre presente 10
    y no me faltaréis hora ninguna,

    sin que pueda tenerme un punto ausente
    el áspero desdén, la cruda ausencia,
    nueva llaga de amor, tiempo o fortuna.

    En esta composición lo principal era extraer la intertextualidad y la idea principal del texto. Como bien has señalado, Juan Carlos, esta composición tiene formidables ecos del soneto V de Garcilaso:

                              SONETO V
    Escrito está en mi alma vuestro gesto,
    y cuanto yo escribir de vos deseo;
    vos sola lo escribisteis, yo lo leo
    tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

    En esto estoy y estaré siempre puesto;
    que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
    de tanto bien lo que no entiendo creo,
    tomando ya la fe por presupuesto.

    Yo no nací sino para quereros;
    mi alma os ha cortado a su medida;
    por hábito del alma mismo os quiero.

    Cuando tengo confieso yo deberos;
    por vos nací, por vos tengo la vida,
    por vos he de morir, y por vos muero.

    La retórica de la Escuela poética renacentista de la primera mitad del siglo XVI

    El apóstrofe a la bella dama desdeñosa enlaza juegos verbales cancioneriles con imágenes petrarquistas : «E’l home che nel cor mi scrisse Amore» o el «O volto, che mi stai ne l’alma impresso» de Bembo son variantes de la idea del rostro de la amada esculpida en el alma, como dice en esta composición Hernando de Acuña , esencial en la vivencia amorosa platónica. La imagen de la amada está grabada en el alma del poeta como en un papiro amoroso. Dentro de la concepción neoplatónica y petrarquista del amor es fundamental esta idea.

    Los primeros datos que tenemos de Hernando de Acuña son de 1536. Escribe poesía italianizante y cancioneril (de ahí el resabio del tratamiento de la amada , «señora»), coplas, poemas amorosos y laudatorios , «La fábula de Narciso», adaptación libre de la de Alamanni; «La contienda de Áyax, Telamonio y de Ulises sobre las armas de Aquiles» en verso libre y «Carta de Dido a Eneas» en tercetos. Recordemos en este sentido la famosa y preciosa «Carta de la reyna dido a Eneas», recogida en este blog.

    1 comentario en «¿Contextualizamos? 18-12»

    1. El tratamiento de «vos», fórmula de respeto existente en el XVI que —a este lado del océano— quedará desplazada por el pronombre «usted», marca una relación interpretable en términos caballerescos, de amor cortés, que nos podría llevar a interrelacionar este soneto con toda la estela de textos de marchamo dantesco o petrarquista encontrables en el XV o XVI. Afinando más, resulta llamativo ese «teniéndoos el alma en sí esculpida / de su vista y memoria, que no olvida», que inmediatamente nos podría traer ecos del garcilasiano «escrito está en mi alma vuestro gesto».

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.