Conseguir un buen temario para la oposición de Lengua castellana y Literatura es el primer paso que todos, en un momento u otro, hemos dado al iniciar su estudio. Es verdad que un buen temario es fundamental para superar la prueba escrita dentro de la primera parte o parte A . También es verdad que este temario ha de reunir las características de profundidad y rigor científicos, innovación, dominio del tema tratado, arte y soltura a la hora de redactarlo y escribirlo, realismo en cuanto al desarrollo en el tiempo establecido, sinergias y ramificaciones con otras áreas de la Gramática, la Lingüística o la Literatura (bloques temáticos), buen basamento bibliográfico y, finalmente, una estructura adaptada a los criterios prescritos por los tribunales de oposición.

Cada tema de nuestro sistema de preparación es original , profundo, exhaustivo y de factura propia. Está ideado para dejar patente ante el Tribunal un marchamo de innovación y diferenciación.

Por otra parte, como muchos sabéis, el sistema actual de elección del tema de la oposición de Lengua y Literatura se basa en seleccionar una “bola” de cinco extraídas al azar. Este hecho lleva a plantearse la viabilidad y necesidad de estudiar el temario completo o asumir la idea de preparar un número determinado de temas. Obviamente, a nadie se le escapa que, con este sistema, si preparas más de treinta temas, el riesgo de que no “caiga” un tema que dominas se minimiza bastante. Se trata de la eterna duda que siempre nos hemos planteado a la hora de fijar el número de temas. Los tiempos, a nuestros ojos lejanos, de los cien temas y dos bolas ya pasaron. Este hecho hace que exista mayor flexibilidad para preparar el temario y, sobre todo, la posibilidad de que os centréis en aquellas partes que más os gustan o en las que mejor os podéis desenvolver. El cálculo de probabilidades es muy llamativo. Preparando, por ejemplo, 30 temas existe una probabilidad del 93,92% de que “caiga” alguno de ellos. Lo puedes calcular aquí.

No obstante a lo dicho, la labor de toda preparación pasa por ofrecer la totalidad de los temas para que tengáis la posibilidad, de acuerdo a vuestras preferencias y planificación, de decidiros por el estudio de unos temas u otros. Todos los temas que decidáis llevar al examen han de ser trabajados en profundidad puesto que en esta fase tenéis que dejar patente su desarrollo a la manera de un verdadero experto en la materia concreta de que trate.

Nuestra oferta de preparación establece un eficaz sistema en la preparación del temario:

1.- En primer lugar os facilitamos cada tema en soporte documental para que , si lo deseáis, podáis imprimirlo y empezar a trabajar con él.

2.-Una vez descargado el tema, hay que darle una primera lectura reflexiva para familiarizarse y extraer una comprensión global. Tras esa primera lectura, es necesario darle una segunda lectura en la que ya subrayaréis lo más importante. En sucesivas lecturas es recomendable iniciar la labor de “transformación” del tema a vuestras individualidades memorísticas y de aprendizaje a través de guiones, resúmenes o esquemas. Por eso os proporcionamos un esquema y resumen de cada tema para que lo adaptéis según a vuestras técnicas.

3.-La realización de simulacros de desarrollo de tema, en condiciones similares a las del examen de oposición, brinda la posibilidad de adquirir mayor destreza y soltura a la hora de afrontar este ejercicio.

En fases posteriores, cuando se inicie el trabajo de un nuevo tema, debéis volver sobre el anterior y así sucesivamente, con el fin de no dejar lastrado en el olvido todo el trabajo pasado. Para ello es positivo repasar todos los esquemas y síntesis que os hayamos facilitado.

En cada curso mensual se facilitan 7-8 temas que han de trabajarse de acuerdo a las pautas anteriores. Esta temporalización obliga a preparar un promedio de dos temas por semana.

Es importante que tengáis en cuenta que, si se produjera algún tipo de cambio normativo que modificara el actual temario vigente, os facilitaríamos los nuevos temas de aquellos cursos en los que os encontréis y también de los anteriores que hubierais realizado. En este sentido podéis estar tranquilos y afrontar la preparación de esta parte con total normalidad.

Finalmente es preciso notar el factor enriquecimiento del tema. El modelo de preparación considera las partes del temario y práctico como un binomio inseparable.Por eso los cursos están diseñados siguiendo este principio fundamental.

El estudio del tema lleva a recursos para la resolución del práctico y los recursos del práctico catapultan el tema hacia un horizonte amplio de posibilidades, todas ellas orientadas a la especialización en parcelas concretas. Respetando este planteamiento, aupado por el aprovechamiento de sinergias y puntos de intersección, al final lo que conseguiréis es dominar en profundidad los bloques más amplios de disciplina (gramática, lingüística, fonética, semántica…). El tema no queda solamente en una anécdota de 13-14 páginas. Asumir el estudio profundo de los documentos de los niveles del práctico os ofrecerá la posibilidad de alcanzar la excelencia en ambos planos: tema y práctico. Siempre decimos lo mismo: partimos de la base de estudio del tema y ampliamos exponencialmente sus posibilidades con el trabajo de niveles. Resumiendo, la idea es que alcancéis unas excelentes habilidades y un profundo conocimiento de las áreas que dominan la materia con la finalidad de que os desenvolváis con soltura y confianza en los temas y la parte práctica.

¿Vamos, pues, a por el tema?

Puedes consultar un tema de muestra en el apartado MATERIAL DE MUESTRA