¿Contextualizamos? 4-4-2020

En este nuevo texto podemos apreciar algunos de los rasgos del movimiento. ¿Podrías indicar cuáles son?

Era más de media noche,
antiguas historias cuentan,
cuando en sueño y en silencio
lóbrego envuelta la tierra,
los vivos muertos parecen,
los muertos la tumba dejan.
Era la hora en que acaso
temerosas voces suenan
informes, en que se escuchan
tácitas pisadas huecas,
y pavorosas fantasmas
entre las densas tinieblas
vagan, y aúllan los perros
amedrentados al verlas:
En que tal vez la campana
de alguna arruinada iglesia
da misteriosos sonidos
de maldición y anatema,
que los sábados convoca
a las brujas a su fiesta.
El cielo estaba sombrío,
no vislumbraba una estrella,
silbaba lúgubre el viento,
y allá en el aire, cual negras
fantasmas, se dibujaban
las torres de las iglesias,
y del gótico castillo
las altísimas almenas,
donde canta o reza acaso
temeroso el centinela.
Todo en fin a media noche
reposaba, y tumba era
de sus dormidos vivientes
la antigua ciudad que riega
el Tormes, fecundo río,
nombrado de los poetas,
la famosa Salamanca,
insigne en armas y letras,
patria de ilustres varones,
noble archivo de las ciencias.
Súbito rumor de espadas
cruje y un ¡ay! se escuchó;
un ay moribundo, un ay
que penetra el corazón,
que hasta los tuétanos hiela
y da al que lo oyó temblor.
Un ¡ay! de alguno que al mundo
pronuncia el último adiós.
El ruido
cesó,
un hombre
pasó
embozado,
y el sombrero
recatado
a los ojos
se caló.
Se desliza
y atraviesa
junto al muro
de una iglesia
y en la sombra
se perdió.

El texto es un fragmento de El estudiante de Salamanca .El estudiante de Salamanca aparece montado sobre una arquitectura de torbellino y de aquelarre espectral: el poeta funde varios motivos temáticos ya fijados por la tradición literaria. El poema está edificado con la acumulación de epítetos enérgicos, de adjetivos, la riqueza léxica, la visualización plástica, el encabalgamiento, la polimetría, con una veintena de estructuras distintas. A través de 1.704 versos, Espronceda logra ritmos variados, contrastes y el juego entre pasajes líricos y narrativos. También acumula ejemplos paródicos sobre el amor de la tradición cortesana y el amor interesado: la dama, Elvira, no muere de amores, según el cínico nuevo don Juan. Hoy son bien conocidas sus fuentes de inspiración: Tirso, el Jardín de flores curiosas (1570) de Antonio de Torquemada, puntos de contacto con Alexandre Dumas, la novela de Mérimée Les ames du purgatoire, el Don Juan de Byron y un capítulo de El golpe en vago (1835) de García de Villalta. Marrast examina con detalle estas influencias y relaciones, para concluir que si bien hay analogías con Byron, Montemar es un libertino calavera, y el otro es una víctima del amor que inspira en las mujeres. El personaje de Byron es sincero y busca la belleza ideal, mientras que el esproncediano significa la negación e irrisión de la moral tradicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *