¿Contextualizamos? 30-1-2020

Os dejo un nuevo texto. Como os dije, iremos cambiando las referencias para amplificar nuestro campo de análisis.

Pues oyendo Amor que quien me havía de salvar me condenava, dio como justo esta sentencia cruel contra mí. Las tres imagines que viste encima de la torre, cubiertas cada una de su color, de leonado y negro y pardillo: la una es Tristeza y la otra Congoxa y la otra Trabajo.

Las cadenas que tenían en las manos son sus mercas, con las quales tienen atado el coracón porque ningund descanso pueda recebir. La claridad grande que tenía en el pico y alas el águila que viste sobre el chapitel, es mi Pensamiento, del qual sale tan clara luz por quien está en él, que basta para esclarecer las tinieblas desta triste cárcel.

Es tanta su fuerca que para llegar al águila ningund inpedimiento le haze lo grueso del muro. Assí que andan él y ella en una conpañía, porque son las dos cosas que más alto suben, de cuya causa está mi prisión en la mayor alteza de la tierra.

Las dos velas que oyes velar con tal recaudo son Desdicha y Desamor; traen tal aviso porque ninguna esperanca me pueda entrar con remedio.

El escalera obscura por do sobiste es el Angustia con que sobí donde me vees. El primero portero que hallaste es el Deseo, el qual a todas tristezas abre la puerta, y por esso te dixo que dexases las armas de plazer si por caso las traías.

El otro que acá en la torre hallaste es el Tormento que aquí me traxo, el qual sigue en el cargo que tiene la condición del primero, porque está de su mano. La silla de fuego en que asentado me vees es mi justa Afición, cuyas llamas sienpre arden en mis entrañas

Este fragmento ofrece “pistas” inconfundibles para situarlo, en periodización algo más larga en el siglo XV. Observamos los distintos referentes a la “cárcel” en línea con la tradicíón petrarquista, la personificación de los referentes “Desdicha”, “Deseo”, la luz y oscuridad. En la lengua observamos varios fenómenos relevantes que nos ayudan de forma más concreta en la datación en periodización corta:

-La presencia de la grafía correspondiente al fonema prepalatal fricativo sordo ‘x’.

-La confusión en la vocal radical verbal (“sobiste”)

-Las geminadas (“esso”, “vees”, “assí”)

-La vacilación en las nasales alveolar y velar (“siempre”), la ausencia de apócope, conjunción “y” (que, aunque aparece de los orígenes, se regularizará ya en el humanismo), etc..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *