¿Contextualizamos? 15-9-2020

Os dejo un nuevo texto para su encuadre literario y lingüístico. Es importante que no realicéis ninguna consulta antes de aventurar el periodo o época al que pertenece. El ejercicio tiene sentido en tanto en cuanto se procede con la localización justificada y razonada en base a hechos lingüísticos, de estilo y constantes temáticas y filológicas en relación con la época, la cultura y la mentalidad. Desde la perspectiva filológica el texto nos informa de muchos de los rasgos de la mentalidad y cultura de la época. La “verguença” o el “miedo al qué dirán”, la deshonra (contrastemos el mensaje en intertextualidad con el Barroco), el “pecado” desde una perspectiva más amplia (metáfora del Diablo y sus malas acciones),etc…. En el plano lingüístico-filológico podemos extraer fenómenos señeros como la presencia de apócope extrema, la desinencia en “edes”, la f-, y las vacilaciones en la palatización de la Yod 1ª, etc.


El pecado, que nunca en paz suele seyer,
tanto pudo el malo volver y revolver
que fiço a Antïoco en ella entender
tanto que se quería por su amor perder.
Hobo a lo peyor la cosa a venir:
hobo su voluntat en ella a complir,
pero sin grado l’hobo della de consentir,
que veyé que tal cosa non era de sofrir.
La dueña por est’ fecho fue tan envergonzada
que por tal que muriese non queriá comer nada,
mas una ama vieja, que la bobo criada,
fiçol’ creyer la dueña que non era culpada,
—«Fixa, dixo, si vergüença o quebranto prisiestes,
«vos non habedes culpa, que vos más non pudiestes;
«esto que vos veyedes en ventura l’hobiestes:
«alegratvos, señora, que vos más non pudiestes.
«De más yo vos consejo, y vos creyer debedes,
«que al rey vuestro padre, vos non lo enfamedes,
«maguer grant es la pérdida, más val que lo calledes
«que al rey y a vos en mal precio echedes.»
—«Ama, dixo la dueña, jamás por mal pecado,
«non deberá de mí padre seyer clamado;
«por llamarme él fija téngolo por pesado:
«el nombre derechero es en amos fogado.
«Mas cuando ál non puedo desque só violada,
«prendré vuestro consejo, mi nodricia hondrada,
«mas bien veo que fui de Dios desemparada;
«a derechas m’en tengo de vos aconsejada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *